A dormir!

La hora de dormir … un verdadero desafío!
El sueño del bebé está dividido en cuatro etapas que se van profundizando progresivamente. Es muy importante respetar esos intervalos sin interrumpirlos para que se conviertan en una costumbre, así será más fácil conseguir que el niño se duerma. Pretender que el niño concilie el sueño es una tarea difícil y constituye un verdadero desafío, pero si se respeta su ritmo, todo será más fácil. Los padres deben crear el clima apropiado para que el bebé establezca su propio ritmo de sueño.
Durante el sueño infantil los niños asimilan y organizan lo visto y aprendido, maduran física y psíquicamente, e inician y ejercitan su independencia del mundo exterior y de sus padres, por un tiempo que es variable, según su edad y conducta.
Dormir también es un alimento para el cuerpo del niño. El niño que no duerme bien acabará teniendo problemas en su conducta o comportamiento. Por eso es tan importante, desde la más temprana edad, establecer horarios así como tiempo de sueño para los niños.
Menú